¿HAY QUE COMER DE TODO?

 

Pues si hablamos de comida sí, si hablamos de productos alimenticios, no. Aquí quiero hacer una distinción que creo debe ser básica para la población y que debería ser uno de los mensajes más importantes para que calara en la población. Distinguir entre comida y producto alimenticio.

Esto ya lo han empezado a llevar a cabo países como Brasil en su nueva “pirámide alimentaria”, distinguiendo entre productos procesados y productos sin procesar:

  • Alimentos sin procesar o mínimamente procesados: carnes, pescado, verduras, frutas, leche, arroz y otros cereales, legumbres, tubérculos… Deben ser la base de la dieta.
  • Ingredientes culinarios procesados: aceites, vinagres, sal, azúcar… Se debe limitar su cantidad, aunque no la frecuencia de su consumo ya que ayudan a cocinar y preparar los alimentos.
  • Alimentos procesados: En esta categoría se hace una distinción entre dos grupos:
  1. a)los alimentos con una transformación o procesamiento tipo pan, queso, carnes enlatadas, pasta… Estos deben servir como complemento a los productos del primer grupo.
  2. b)alimentos ultraprocesados: que la guía propone evitar en todo caso. Son aquellos preparados para comer y para durar que han sido tratados con numerosos aditivos para ello. En realidad, puede ser cualquier tipo de alimento, dependiendo de su composición y elaboración. Pero los mejores ejemplos son refrescos, helados, bollería y panadería industrial…

Esta clasificación, se basa en el estudio más completo llevado a cabo hasta la fecha, esta clasificación de los alimentos, recibe el nombre de NOVA. (1)

Esta idea de alimentación, creo que es más acertada que la típica pirámide alimentaria, en la que se basa la educación nutricional de la mayoría de países. En el nuestro, esta pirámide ha sido el principal promotor de la educación nutricional, apareciendo en libros de texto escolares, revistas, periódicos, páginas web,…. Esta forma de entender la “alimentación equilibrada”, es un coladero por el que entran todo tipo de productos procesados en nuestra alimentación diaria.

En España hay varias pirámides, yo voy a coger la de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) de 2006 como referencia, e iremos viendo cómo ha evolucionado. (2) Sabiendo que empresas colaboran con la SENC entenderás un poco mejor la redacción de esta pirámide y el poder que la industria ejerce en los que la desarrollan.

EMPRESAS COLABORADORAS

En la del 2006, los cereales y galletas de desayuno, estaban en la base de la pirámide, junto con pastas, harina, pan,… dejando las frutas y verduras en el segundo escalón, se incluían bebidas alcohólicas (cerveza y vino) en recomendaciones de consumo diario, con la coletilla de “consumo opcional y moderado en adultos”, menos mal, promocionando el consumo de sustancias adictivas de forma diaria, les faltaban un par de cigarros, pero solo de consumo opcional y moderado. La carne, pescado, huevos y legumbres todo junto en el mismo escalón, diferenciando en cuanto a procesado de la carne, ya que los embutidos y productos cárnicos procesados, los suben otro escalón más y llegamos al último escalón, el de consumo ocasional, donde nos encontramos la bollería, dulces,….

En la última actualización de 2015, se modificaron algunas cosas, como la aparición del equilibrio emocional y el balance energético, dos conceptos de difícil aplicación para la población general, que en algunos casos, puede llegar a suponer un sentimiento de culpabilidad en las personas obesas, con el estigma de que “no controlas lo que comes” y por eso tienes problemas de peso, se modificó el sitio de las bebidas alcohólicas y de los pescados y se añadió en la cúspide de la pirámide una banderita alentando al consumo de suplementos nutricionales, eso sí como “opción individualizada”, algo que creo que es una irresponsabilidad, ya que las necesidades nutricionales de una población bien alimentada, son cubiertas con la alimentación , no hace falta el consumo de suplementos dietéticos.

piramide-defin.jpg

Como podemos apreciar en estas pirámides, se potencia la creencia de que hay que comer de todo, política que a la vista de los resultados cosechados en lo que a enfermedades relacionadas con la alimentación se refiere, no parece que sea válida, ya que, aunque el consumo ocasional de determinados productos no debería de ser perjudicial para la salud, el problema aparece cuando empezamos a sumar consumos ocasionales, una copita de vino, una cerveza, un trozo de tarta, un poco de bollería, cereales de desayuno, un bocadillo de embutido, … así a lo largo del día el consumo ocasional  de productos, los cuales no olvidemos que son extremadamente palatables, puede ser elevado y desplazar de nuestra ingesta diaria otros alimentos más recomendables.

El mensaje de “hay que comer de todo”, estaba bien hace 50 años, cuando casi no había alimentos altamente procesados y la mayoría de nuestra alimentación se basaba en productos frescos.

Hoy en día, cuando nuestro consumo de productos procesados es del 60% de las calorías totales, esta recomendación es cuanto menos de dudosa efectividad, por no decir errónea. En un hipermercado de cualquiera de nuestras ciudades el consumidor se enfrenta a más de 30.000 productos alimenticios distintos. (3)

supermercado.jpg

Recientes estudios, sugieren que dietas más monótonas, basadas en alimentos frescos, tienen un menor riesgo de padecer obesidad, diabetes tipo 2, ECV,… (4) Teniendo en cuenta lo que hemos visto con anterioridad, tiene lógica, ya que de los más de 30.000 productos alimenticos, un porcentaje muy bajo, son productos frescos, por lo tanto, una dieta muy variada, se tendría que basar en productos procesados.

A la vista de los últimos datos pubicados en el estudio ANIBES, (5) este mensaje de hay que comer de todo no es el adecuado, o no se está explicando debidamente, o no cala en la población.

Como podemos ver en la imagen siguiente, las frutas, aparecen en el 7º lugar de consumo y las verduras en el 10º, mientras que la bollería es el 4º producto y los precocinados el 9º. Las legumbres muy, muy, muy abajo. Entre pan y bollería consumimos casi el 20% de nuestra ingesta calórica. No parece que sean unos datos para sentirse orgullosos.

anibes general

 

Pero lo realmente preocupante, lo vemos en la siguiente imagen, donde podemos ver el consumo en el rango de edad de los niños de 9-12 años.

anibes niños bueno

 

Esta estadística, es directamente inadmisible y un problema muy grave, las frutas ocupan el 13º puesto y las verduras y hortalizas el 14º, se consumen casi el mismo numero de calorías en forma de zumos que de frutas, algo que cofirma lo que expondré en el próximo mito. Más del 20% de las calorías provienen de pan y bollería. Las legumbres a la altura de los refrescos azucarados. Estos datos son muy preocupantes y vuelven a demostrar que el mensaje no es el adecuado.

Por lo tanto, el desaconsejar este tipo de productos procesados, no es un capricho, son grandes las evidencias de que la ingesta de productos procesados de forma masiva, produce problemas de salud, algunos muy graves, pero ese no es el único inconveniente, el gran problema es que su consumo desplaza de la dieta habitual a productos frescos, que además de ser mejores para la salud, ayudan a prevenir enfermedades futuras. (6)

Ya hemos visto que el mensaje de “hay que comer de todo”, “un poco de todo y un mucho de nada”,… son mensajes que aplicados a la práctica, nos llevan a unos resultados desastrosos, ya que no hay un filtro a la hora de elegir productos y se deja a la población en un mar embravecido como es el ambiente obesogénico en el que estamos en estos momentos.

Pero si extrapolamos este mensaje a otros ámbitos educativos, como por ejemplo la educación vial, nos damos cuenta del problema y la dificultad de encajar este mensaje. Imaginémonos que en la autoescuela, cuando vamos a sacar el carnet de conducir, nos dijeran que se puede hacer un poco de todo, con moderación. Tú saldrías con tu carnet de conducir y un día cogerías el coche un poco borracho, otro día irías un rato sin el cinturón, podrías hablar por el móvil,… Total por una vez no pasa nada, y es muy probable que una vez no pase nada, pero la sensación que tiene la persona es de total impunidad, no creo que este  mensaje fuese coherente.

rajoy_cinturon
Rajoy dando ejemplo, sin cinturón en el coche

BIBLIOGRAFÍA

(1)

Consumers’ conceptualization of ultra-processed foods (2016)

http://www.foodpolitics.com/wp-content/uploads/Brazils-Dietary-Guidelines_2014.pdf

(2)

http://www.nutricioncomunitaria.org/es/noticia/piramide-de-la-alimentacion-saludable-senc-2015

(3)

Ultra-processed products are becoming dominant in the global food system. Monteiro CA  y otros

Contribution of highly industrially processed foods to the nutrient intakes and patterns of middle-aged populations in the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition study. 2009

Processed and ultra-processed food products: consumption trends in Canada from 1938 to 2011. (Moubarac JC, 2014)

Ultra-processed foods and added sugars in the US diet: evidence from a nationally representative cross-sectional study. (Eurídice Martínez Steele, 2011)

The Impact of Supermarkets on Nutrition and Nutritional Knowledge: A Food Policy Perspective. (C. Peter Timmer, 2017)

(4)

Everything in Moderation – Dietary Diversity and Quality, Central Obesity and Risk of Diabetes.  Marcia C. de Oliveira Otto y otros

Effect of sensory perception of foods on appetite and food intake: a review of studies on humans. (Sørensen LB, 2003)

(5)

http://www.fen.org.es/anibes/archivos/documentos/ANIBES_numero_3.pdf

(6)

Consumption of ultra-processed food products and its effects on children’s lipid profiles: a longitudinal study.

Consumption of ultra-processed foods and obesity in Brazilian adolescents and adults. (Louzada ML, 2015)

Anuncios

4 Replies to “¿HAY QUE COMER DE TODO?”

  1. cuánta razón llevas, me quedo con lo de “hay que comer de todo”, estaba bien hace 50 años, hasta me siento viejo porque recuerdo que hasta los panes bimbo de hace 35 años no llevaban toda la mierda que le echan ahora y por supuesto caducaban antes y les salía moho, ahora no les sale nada oye, que maravilla….

    Le gusta a 1 persona

    1. Y sobre todo porque hace 50 años no había tanta variedad de productos procesados ( hoy en día unos 30000), por lo que si comías de todo, casi seguro que eran alimentos frescos mayormente. Ahora es al revés, cuanta más variedad, más posibilidades de comer productos procesados.
      Me alegro que te hay gustado.
      Un saludo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s