EL PASOTISMO DE LAS AUTORIDADES

“El 99% de la publicidad no vende gran cosa” David Ogilvy



La publicidad realmente se suele usar para vender los productos de peor calidad (lo dijo uno de los mejores publicistas de la historia David Ogilvy), ya que los productos de calidad se venden solos. El imperio (recomiendo seguir blog de @farmagemma para ver las cosas positivas que hacen https://medium.com/cartas-desde-el-imperio/tagged/imperio) tiene en el marketing uno de sus mejores aliados para la captación de clientes y las autoridades que deberían defender al consumidor, no lo hacen (o lo hacen poco y mal)

Es evidente el pasotismo de las autoridades (que deberían ser) competentes en cuanto a la publicidad de los productos alimentarios.

Al revés que en otros aspectos que regulan a la industria las autoridades hacen leyes más o menos estrictas, sobre todo en cuanto a seguridad alimentaria se refiere; pero también en lo que se refiere al etiquetado de los alimentos, cuando hablamos de regular la publicidad, el pasotismo es alarmante.

Las leyes que regulen la publicidad de los alimentos brillan por su ausencia,  dejando a las empresas campar a sus anchas en temas tan importantes como este. La publicidad es el primer estímulo que percibe el consumidor a la hora de escoger un producto, por ello, las leyes sobre este tema, deberían ser especialmente estrictas, sobre todo en cuanto a la publicidad dirigida a los más pequeños, la población más vulnerable.

Pese a su importancia, las leyes sobre publicidad en materia alimentaria son escasas, dejando a la propia industria autorregularse, esto es como dejar al lobo a cuidar a las ovejas, las ovejas se sienten seguras, pero el peligro es inminente.

¿Cómo regulan las autoridades la publicidad? ¿Se cumplen estas leyes? Vamos a verlo.

El Ministerio de Sanidad y Consumo, ha elaborado la Estrategia para la Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad (NAOS),” que tiene como finalidad mejorar los hábitos alimentarios e impulsar la práctica regular de la actividad física de todos los ciudadanos, poniendo especial atención en la prevención durante la etapa infantil.” (1)

En esta estrategia, aparecen reflejados algunas directrices a seguir en materia de publicidad:

Puntos para mejorar los datos de obesidad de la estrategia NAOS:

  • Fomentar políticas y planes de acción destinados a mejorar los hábitos alimentarios y aumentar la actividad física en la población. Estas políticas deberán ser sostenibles, integrales y buscar una amplia participación de la sociedad. ¿A qué se refieren con hábitos alimentarios, a comer según la pirámide?
  • Sensibilizar e informar a la población del impacto positivo que, para su salud, tienen una alimentación equilibrada y la práctica regular de actividad física. Volvemos a hablar de alimentación equilibrada y ejercicio.
  • Promover la educación nutricional en el medio familiar, escolar y comunitario. Una práctica, que hasta la fecha, en el ámbito educativo es prácticamente nula
  • Estimular la práctica de actividad física regular en la población, con especial énfasis en los escolares. Volvemos a poner el foco en la actividad física, que desde luego es importante.
  • Propiciar un marco de colaboración con las empresas del sector alimentario para promover la producción y distribución de productos que contribuyan a una alimentación más sana y equilibrada. Algún avance en este campo se ha realizado (menos sal en los snacks), pero a todas luces insuficiente
  • Sensibilizar a los profesionales del Sistema Nacional de Salud para impulsar la detección sistemática de la obesidad y el sobrepeso en la población. Además de sensibilizar a los que ya están en el SNS, habría que incluir dietistas-nutricionistas en el sistema YA.
  • Realizar el seguimiento de las medidas propuestas y la evaluación de los resultados obtenidos a través de la Estrategia. Evidentemente, lo mínimo que se pide
  • Para desarrollar esta colaboración, se ha suscrito un convenio con la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), única organización empresarial de este sector industrial a escala nacional. En este convenio se establecen los siguientes compromisos:
    • Se publicará una guía de buenas prácticas, dirigida a los profesionales del sector de la distribución automática, donde se defina qué productos no deberían incluirse en las máquinas de los colegios y aquellos que deberían sustituirlos. Deberían suprimirse esas máquinas directamente, no son necesarias en colegios
    • Marketing y publicidad de alimentos: la industria alimentaria desarrollará un código de autorregulación en el primer trimestre de 2005, que será de aplicación inmediata. Que como veremos más adelante, se lo saltan con total impunidad
    • En este código se regulará la publicidad y el marketing de alimentos y bebidas destinados a niños menores de doce años, las franjas horarias de emisión, el modo de presentación de los productos y la promoción, información y educación nutricional que pueden hacerse. Se autorregula y tampoco lo cumplen mucho.

Como podemos ver, la teoría a veces es bonita, otras ni siquiera dice nada productivo, pero la práctica es un cachondeo.

A partir de esta estrategia NAOS, la industria ha realizado, el código PAOS (código de corregulación de la publicidad de alimentos y bebidas dirigida a menores, prevención de la obesidad y salud). Este código hace referencia a la publicidad dirigida a menores de 12 años, consta de 17 páginas y  es bastante técnico. (2)

Este código está regulado por una organización de autodisciplina publicitaria, que es la Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial (AUTOCONTROL), compuesta por empresas anunciantes, agencias de publicidad, medios de comunicación y asociaciones de las anteriores, se encarga de gestionar el sistema mediante la resolución de las reclamaciones planteadas por la realización de publicidad presuntamente ilícita, solo 20 reclamaciones  desde el 2012.

En la segunda página ya vemos la primera trampa, “se aplicarán a la publicidad y promoción de alimentos y bebidas [….] (a excepción hecha del etiquetado y embalaje de estos productos, que se regirá por la legislación que le resulte de aplicación)”, esta norma NO se aplica a los envases, que es una parte importante del reclamo publicitario de un producto.

También es bastante ambigua la forma de considerar que un anuncio va dirigido a menores de 12 años, sigue 3 reglas:

  1. Por el tipo de producto alimenticio promocionado
  2. Por el diseño del mensaje publicitario
  3. Por las circunstancias en que se lleve a cabo la difusión del mensaje publicitario

A continuación voy a mostrar con ejemplos reales como estas “Normas Éticas”, se incumplen sistemáticamente:

  • No deberán promover o presentar hábitos de alimentación o modos de vida poco saludables tales como comer o beber de forma inmoderada, excesiva o compulsiva. Os suena la campaña publicitaria de DANET, ¡A mí me daban 2! Es necesario promover el consumo de 2 natillas? O con el lema “¿Repetimos?”

  • No deberán utilizarse descripciones de violencia gratuitas ni presentaciones excesivamente agresivas. Os suena el anuncio de Choco Flakes? En este anuncio sale un cereal con cara de loco y nos dice que es el “desayuno más bestia”. Yo tengo más de 30 años y me parece bastante agresivo. 

  • Tampoco deben sugerir que un padre o un adulto que compra un producto alimenticio o una bebida a un niño es un padre o un adulto mejor, más inteligente o más generoso que el que no lo hace. El último anuncio de salchichas Campofrío, da a entender que si no le das las salchichas cuando es pequeño, de mayor te va a meter en un asilo.

  • No debe dar la impresión de que adquirir o consumir un alimento o bebida dará una mayor aceptación del niño entre sus amigos. ¿Quién no ha visto el anuncio de donetes? “Practica el donetting” Es abrir el paquete y amigos por todas partes. ¿O el de Pringels? “Cuando haces pop no hay stop” 

Son solo algunos ejemplos de cómo se vulnera el Código. Por lo tanto el código que se supone que nos tendría que ayudar a proteger a nuestros niños de la publicidad de alimentos superfluos no lo hace, dejándolos indefensos.

Además de incumplirse continuamente, solo están “obligadas” a cumplir estos criterios las empresas adheridas a dicho código.

CODIGOPAOS

 

Bueno, se incumple con frecuencia, pero por lo menos se les multará a las empresas que vulneran el código. Pues no es frecuente que se multe y las cuantías de esas multas son ridículas para el poderío económico de estas empresas.

a) Infracciones leves: De 6.000 a 30.000 euros.

b) Infracciones graves: De 30.001 a 90.000 euros.

c) Infracciones muy graves: De 90.001 a 180.000 euros.

Como vemos, calderilla para los beneficios que obtienen de la venta de estos productos.

Por lo tanto las leyes deberían ser mas duras y sobre todo CUMPLIRSE, que es para lo que se promulgan las leyes, además de aumentar la cuantía de las multas.

Esto es un recordatorio de la dejadez institucional en esta materia, de la que muchas empresas (no todas) se aprovechan.

De la rebelión para el imperio.

(1)

http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/docs/documentos/nutricion/estrategianaos.pdf

(2)

http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/docs/documentos/nutricion/Nuevo_Codigo_PAOS_2012_espanol.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s